Sábado, 30 agosto 2014
Última actualización: Viernes, 29 agosto 2014 08:59
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Vicente Bolufer
Miércoles, 27 junio 2012
No digo, no oigo, no veo

Los tres monos

Marcar como favorita Enviar por email

Muchos de ustedes conocerán las  tres famosas  figuras de los tres monos. El primero se tapa la boca con sus manos, el  segundo los oídos y el último finalmente se cubre los ojos. La posición de los monitos no alterara el mensaje de: No digo, no oigo, no veo.

 

A veces -más de las que yo quisiera- uno se siente en la  tesitura de mantener esa curiosa filosofía, porque finalmente la balanza se decanta a favor de no meterse en más problemas  de los que ya la vida te va poniendo día a día.

 

Esto viene a cuento por las temeridades  que algunos de nuestros dirigentes locales tienen a bien -al suyo claro- tomar sin contar con nadie más que con la aprobación de  una especie de "fieles" que asienten con la cabeza a todo lo que el "jefe" dice... y después pasa lo que pasa.


Tomar decisiones con dinero público no es una posición cómoda para nadie, estoy seguro de ello y más cuando todo lo que uno hace se mira con lupa.


Pero tomar decisiones a sabiendas de que la gran mayoría de los ciudadanos, esto es más del 80%, están en contra de proyectos que no van a ningún lugar, salvo al gasto incontrolado de los dineros públicos es sin duda un acto de suicidio político.


Pero ¿quién le pone el collar al gato? ¿Quién de estos "fieles" es capaz de decir abierta y públicamente que están  equivocados ?


Mi situación al frente de un medio de comunicación local, me obliga a mantenerme al margen de tendencias políticas y mantener una neutralidad absoluta para con todos los partidos. Pero al mismo tiempo me hago una reflexión. ¿Esto me obliga a callarme cuando veo que las cosas se están haciendo mal? ¿Esto me obliga a "no oír" nada, cuando continuamente estoy escuchando las quejas de los ciudadanos y empresarios locales? ¿Esto me obliga a no ver nada cuando puedo interpretar con los datos que manejo  que se está dilapidando los dineros públicos de manera absurda?


Como decía, mantener la filosofía de los tres monos, sin duda es cómodo para mantener una paz y armonía en la vida, en el día a día y como dije anteriormente a  decantar la balanza para no meterme en más problemas de lo que ya la vida te va poniendo día a día.

 

¿Hasta cuándo?

1 Comentario
Fecha: Viernes, 13 julio 2012 a las 18:44
Un articulo estupendo, muestra el sentir y pensar de la gran mayoria de ciudadanos de a pie que vemos como nuestros gobernantes hacen y deshacen a su antojo, sin que podamos hacer nada. A muchos, no nos representan sus actos o su conducta, pero ni aún así podemos hacer otra cosa más que expresarnos y comunicar nuestros recelos, inquietudes, ... Te felicito por la publicación digitar que siempre nos mantiene a todos informados de las cosas que cotidianamente van pasando y por supuesto también por este maravilloso artículo que compartí en mi muro.

Teulada Moraira  Digital
Teulada Moraira Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...